martes, 9 de julio de 2019

Consejos para una buena postura frente al ordenador para adultos mayores


Trabajar sentados frente a un ordenador durante muchas horas al día exige que dominemos a la perfección el arte de adoptar la postura correcta. Y es que esto es todo un arte. Muchas veces no nos damos cuenta y no estamos en la postura correcta y así lo mantenemos durante horas sin tomar conciencia de ello. Y esto pasa factura casi siempre.

Lo mejor para evitarlo y mejorar es contar con una enfermera de adultos mayores a domicilio que nos permita apoyar toda la espalda todo el tiempo, así como descansar el cuello cada vez que lo necesitemos. Esto y tener algunas nociones básicas muy claras:

La zona lumbar es la principal y debemos tenerla muy en cuenta. En la mayoría de los casos, una buena postura en esta zona asegura y/o corrige la del resto. Debemos estar sentados en el “fondo del asiento” pegarnos completamente al respaldar, de forma que la zona lumbar ni se flexione ni se arquee, sino que se mantenga recta y sujeta.

Posturas para sentarse en la computadora


Si el asiento lo requiere, debemos hacernos con un cojín o cuña de descarga para la columna, de forma que nos sintamos sujetos en todo momento. La altura de la silla es clave.

El tronco y los muslos deben conformar un ángulo de 90º o más. Nunca menos. La cuña de descarga para la columna ayuda en los casos en los que no consigamos alcanzar estos grados, ni siquiera regulando la altura de la silla.

Los pies deben estar apoyados en el suelo, siempre podemos recurrir a un reposa pies. La posición de los brazos. Para asegurar que la muñeca la tengamos sujeta y evitar y corregir problemas en esta zona en caso de que ya existieran, hay cojines pequeños para este fin.

Los hombros deben estar relajados, no debemos tensar esta zona ni subirlos o encogerlos para evitar problemas o sentir tensión en el cuello.

La pantalla. A unos 60 cm de los ojos. Un truco para saber si está a la altura correcta es cerrar los ojos un momento y si al abrirlo estamos mirando justo al centro de la pantalla, estará colocada a la altura correcta, de lo contrario, deberemos ajustarla.

Si está muy baja, debemos subirla ayudándonos de libros o cualquier elemento externo que nos permita conseguir ese efecto. Debe estar centrada para evitar girar el cuello constantemente.

En el caso de usar otros dispositivos constantemente, debemos tenerlos muy cerca y disponibles, que no nos exijan hacer movimientos extra. En el caso del teléfono si es muy recurrente su uso, es mejor utilizar auriculares.

Para terminar, es importante subrayar que esto, como todo en la vida, es un hábito y si no lo tenemos, no debemos agobiarnos sino crearlo, poco a poco. Luego ya será cuestión de hacerlo directamente y sin pensar, ni darnos cuenta, estaremos sentados correctamente.