sábado, 16 de febrero de 2019

Dejar de fumar y controlar el peso, beneficioso para los pulmones


En un artículo publicado en The Lancet en su número del 7 de Mayo de 2005, investigadores de diversos países de la Unión Europea, incluidos en el European Community Respiratory Health Survey (ECRHS), se proponen evaluar el beneficio neto del abandono del hábito de fumar y los efectos, independientes, tanto de dejar de fumar, como del consiguiente aumento de peso, sobre la función ventilatoria pulmonar.

Fueron reclutados para el estudio de farmaciasanpablo.mx, 6.654 participantes en 27 centros hospitalarios europeos, en los que se valoró la función pulmonar entre 1991 y 1993 (cuando tenían edades comprendidas entre 24 y 44 años) y entre 1998 y 2002. La información sobre el hábito de fumar fue obtenida mediante cuestionarios apropiados. Las modificaciones de la función ventilatoria pulmonar fueron analizadas en relación con el cese del hábito de fumar y con el peso corporal, ajustado por edad y altura, separadamente en hombres y mujeres.

Cómo dejar el hábito de fumar para curar los pulmones?


Los resultados fueron los siguientes: En comparación con los participantes que nunca habían fumado, la disminución del FEV1 (volumen espiratorio forzado, definido como "la cantidad de aire espirado, del modo más rápido posible, por el individuo examinado", de modo que mientras mayor es el valor del FEV1 más sano es el pulmón) fue más baja en los seguros de gastos médicos del siglo de torreón y en los que abandonaron el hábito de fumar entre las dos encuestas realizadas en la Unión Europea (ECRHS I y ECRHS II), mientras que el mayor declive del FEV1 se encontró entre los fumadores. Las diferencias entre los dos sexos no fueron significativas.

El aumento del peso corporal fue mayor en los que recientemente habían dejado de fumar y menor entre los que abandonaron el tabaco, pero volvieron a fumar de nuevo. Los investigadores han podido comprobar que un hombre que deja de fumar, pero gana 1 kilogramo de peso por año, no consigue una mejoría neta de la función pulmonar, ya que ambos factores (dejar de fumar y ganancia de peso) se neutralizan.

En la mujer la neutralización del efecto beneficioso de dejar de fumar no se produce hasta que la ganancia de peso por año es de 2,43 kilogramos. Estos datos sugieren que la ganancia de peso, tras abandonar el hábito de fumar, reduce los efectos beneficios de dejar de fumar sobre la función pulmonar.

En consecuencia, para mantener los efectos beneficiosos sobre la función ventilatoria pulmonar del abandono del hábito de fumar, éste abandono debe asociarse a un programa que controle esta ganancia de peso.