martes, 11 de diciembre de 2018

Razones para tener un estilo de vida saludable.


El interior merece tanta atención como tu exterior. En el mundo de la nutrición lo primordial es tener un aspecto saludable o comer las comidas más deliciosas que puedas encontrar con la filosofía moderna de “Solo vives una vez”, pero lamentablemente tendemos a olvidar que no solo importa el exterior, sino también el interior. Y no, no hablamos de los sentimientos.

Hablamos de tus órganos, huesos, músculos, aquel interior que no recuerdan hasta que se presenta un dolor inusual y cuya vida depende de una buena alimentación para poder funcionar como te gustaría que lo haga.

Para entrar en la onda balanceada y justa iremos hablando por parte según las partes de tu cuerpo que necesitan que ingieras más vegetales y menos grasas, y un poco de ejercicio tampoco caería mal de vez en cuando.

Cerebro


  • Si te saltas el desayuno un día, el cerebro no va a recibir los nutrientes necesarios para hacer funcionar correctamente el cuerpo durante el día o hasta que ingieras algo de comida, lo cual puede producir desmayos, presión arterial baja, falta de oxígeno cerebral.

Huesos


  • Con una mala alimentación los huesos se van deteriorando precozmente, provocando artritis, artrosis, osteoporosis, y entre otras enfermedades óseas.
  • Con sobrepeso u obesidad, los huesos más afectados son la columna y las rodillas al no poder soportar el peso, estos se van deteriorando precozmente y dejando serias consecuencias como liquido en las rodillas, bursitis, desviaciones en la columna o hernias discales.

Órganos


  • El exceso de consumo de grasas puede llenar el hígado de grasa, lo cual provoca un deterioro hepático crónico.
  • La vesícula biliar se ve afectada también por el exceso de grasas lo que puede traer la aparición de cálculos biliares.
  • El exceso de azúcar puede provocar diabetes tipo 2 que sin un tratamiento adecuado y rígida dieta puede provocar un colapso de órganos total.
  • El exceso de lactosa y grasas saturadas puede provocar cálculos renales que llevan a infecciones urinarias crónicas hasta que el cálculo descienda totalmente.
  • El exceso de sodio en los alimentos puede provocar una serie de cardiopatías, como arritmias, hipertensión y elevar los valores como triglicéridos y colesterol.
  • La malnutrición es el peor enemigo del metabolismo ya que puede descontrolar las hormonas endocrinas provocando diabetes, deficiencias vitamínicas, y una serie extensa de enfermedades metabólicas.

Incluso la malnutrición puede afectar los periodos menstruales, alargándolos, haciéndolos más dolorosos y molestos, abriendo el paso a enfermedades de transmisión sexual benignas al no tener anticuerpos que defiendan el sistema inmunológico. Eso sin mencionar que la obesidad es una de las causas más comunes de muerte en el mundo, y en tan solo Estados Unidos, más del 34% de su población presenta obesidad mórbida, lo cual aumenta el nivel de mortandad anual.